Loading...

Words Of Wisdom

Duis at lacus non lorem dapibus congue. Quisque ut ipsum vel diam faucibus dignissim nullam ut eros id massa molestie ullamcorper. Ut aliquam justo quis purus consectetur condimentum.

Elegir quién habla de ti y quien no.

Algunos de mis clientes son pequeños emprendedores que necesitan ayuda con la comunicación de su empresa. Muchos de ellos, son maravillosos creadores que confeccionan sus productos y los venden en su tienda online. Por ello, para todos, es muy importante que se hable de ellos, que llegue su “niño mimado”, su producto, a los ojos y ordenadores de todo el que quiera verles. Y si ya les compran pues mejor que mejor.

Sin embargo, en varias ocasiones tengo que quitarles la venda de los ojos. A veces, ciertos “blogueros” (por llamarlos de alguna manera porque creo que no todo el mundo que se hace un blogspot o un wordpress puede llamarse así…), les escriben y les dicen que van a publicar sobre ellos.

Hasta ahí bien, a fin de cuentas nunca está mal que a uno le mencionen en todas partes y si es para bien mejor que mejor. Sin embargo, me encuentro con gente que piden a mis clientes “productos o muestras” para luego hablar de ellas…

La dinámica en la oficina de Tengo Sincio es la misma: antes de decir si uno de nuestros clientes colabora o no con un blog se realiza una pequeña investigación. Ya no tanto si el sitio en cuestión es seguido por mil y una personas (que si es así, fenomenal, pero no siempre es lo más importante), si no si ese blog se identifica con el producto de nuestro cliente.

Por poner un ejemplo. Una de las webs que llevamos vende cosmética. Y no así en general, sino que es algo muy particular y para un nicho de personas en concreto. Cuando empezamos a trabajar con esta marca nos enseñó donde habían hablado de ellos hasta el momento… La mayoría de los blogs, periódicos y otros medios estaban bien, sin embargo de pronto llegó el horror a nuestros ojos. Una bloguera, a la que además se le había enviado producto, hablaba de la marca… Pero hablaba mal. No mal de nosotros (siempre nos sentimos parte de las empresas de nuestros clientes, de ahí el “nosotros”), sino que no sabía hablar. Su blog además de la parte escrita, tenía parte de vídeo. Un vídeo mal grabado, que no se veía ni oía bien y además… no se entendía pues la persona en cuestión no vocalizaba.

Sin embargo, no todo lo malo residía ahí. Si sólo hubiera sido eso pues… bueno, a fin de cuentas esa persona tendría su radio de seguidores más o menos grande. El problema más importante, desde el punto de vista objetivo, es que todo lo que esta persona compraba o usaba eran marcas que nada tenían que ver con la de nuestro cliente. (Ubicada en un lugar de cosmética alta y de calidad).

Y ahí está el problema.

Que hablen de nosotros y si es para bien, está fenomenal. Siempre es bueno. No dejéis de dar una oportunidad a uno u otro bloguero porque sea “pequeñito”. Nunca sabes dónde va a llegar… y todos merecemos un sitio. Sin embargo, mirar e investigar si esa persona se dirige a gente a la que atraerá vuestra marca o producto. ¿Es de vuestro estilo? ¿Es en la persona que pensáis cuando diseñáis vuestra tienda? … a fin de cuentas vas a invertir tu también tu tiempo o producto en él o ella.

Sólo hay que pensar en las grandes marcas. Teniendo un gran abanico de personalidades, de “famosos” a los que contratar para sus anuncios contratan a uno u otro. ¿Por qué? Pues porque esa celebridad tiene una filosofía de vida (por decirlo de alguna manera), acorde a la de la marca. Y es que claro, cada marca tiene su filosofía y su historia, pero eso es tema para otro día.

No comments yet, be the first one who will leave the comment.